PAUTAS PARA EL MANEJO DE SINTOMATOLOGÍA DEPRESIVA DURANTE EN ESTADO DE CONFINAMIENTO POR COVID19

Escucha nuestra canción preferida mientras lees el post!!

PAUTAS PARA EL MANEJO DE SINTOMATOLOGÍA DEPRESIVA DURANTE EN ESTADO DE CONFINAMIENTO POR COVID19

Durante un periodo prolongado de aislamiento, el 18% de la población puede mostrar sintomatología depresiva (Brooks et al., 2020 en Colegio Oficial de la psicología en Madrid, 2020), caracterizada por un sentimiento de profunda tristeza, incapacidad para disfrutar de cosas con las que antes disfrutaba, desgana, falta de energía o vitalidad, desesperanza, irritabilidad, incapacidad de conciliar el sueño, falta de apetito, dificultad para concentrarse o tomar decisiones, etc.

Esta sintomatología si es ignorada puede intensificarse e incluso cronificarse una vez finalice el estado de confinamiento prolongado, entonces… ¿hay algo que podamos hacer cada uno de nosotros para no caer en un pozo sin fondo?

El psicoterapeuta Albert Ellis defendió, durante toda su carrera, su modelo teórico ABC, en el que afirmaba que ante una misma situación, dos personas podían experimentar emociones distintas y responder, por tanto, también de forma diferente. ¿Qué era aquello que diferenciaba a estas dos personas? Aquello serían sus pensamientos, la forma de interpretar la situación. Nuestros pensamientos van a modular lo que sentimos, y estas emociones nos llevarán a actuar de una determinada manera.

Así pues, viniendo al momento actual, la situación que todos compartimos es que estamos confinados en casa, ante una pandemia en la que se nos aconseja no salir de casa.

Este acontecimiento activará nuestro sistema de creencias. Podemos pensar que nos tienen prohibido salir y ver a nuestra familia, que posiblemente no salgamos hasta no sé qué fecha, que todo es incierto, que el exterior es inseguro y que el virus puede ganarnos la batalla. Este pensamiento irremediablemente nos llevará a sentir angustia, tristeza, incertidumbre y miedo.

Por el contrario, podemos pensar que confinarnos en casa es protegernos, que sólo serán unas semanas, ¿qué son unas pocas semanas en toda nuestra vida?, que ya cada vez va quedando menos y que lo estamos haciendo bien. Podemos pensar que podemos hablar con nuestra familia por WhatsApp y aprovechar a hacer cosas que no hemos podido hacer antes. Indudablemente, las emociones que acompañan a estos pensamientos es fortaleza, confianza, seguridad e ilusión.

Son nuestros pensamientos, nuestra interpretación de lo que acontece, lo que nos lleva hacia un pozo sin fondo o hacia la luz. Y es que, es muy importante, y ahora, más que nunca, hacer de detectives con nuestros pensamientos. Si en algún momento nos sentimos desbordados o triste, tendremos que identificar cuál es la idea que ha aparecido por nuestra cabeza dejando una huella negativa.

El psiquiatra Aaron Beck (1976) en su teoría cognitiva explicaba la depresión consistente en una triada de pensamientos negativos hacia uno mismo, hacia el mundo y hacia el futuro:

Como podemos ver, tanto Ellis como Beck destacaban la importancia de los pensamientos en la evocación de las emociones. Si somos capaces de identificar cómo estamos interpretando los acontecimientos y qué pensamientos están circulando por nuestra mente, podemos rebatirlos y modificarlos, ya que mantener un lenguaje positivo ante situaciones adversas o de crisis, es lo que va a marcar la diferencia entre sentirnos tristes y desesperanzados o sentir fortaleza y motivación para seguir luchando.

Para lograr cambiar nuestros pensamientos debemos empezar cambiando nuestro lenguaje (ya sea a la hora de comunicarnos con los demás o con nosotros mismos). Ahora y siempre será buen momento para hacer de detective de nuestros pensamientos negativos y cambiarlos. Sólo tienes que seguir la pista que estos pensamientos van dejando. ¿Cuál es esa pista? NUESTRAS EMOCIONES. Esto podrá ser un gran aprendizaje para otros momentos de la vida.

A continuación, se muestran algunas alternativas a posibles pensamientos negativos que puedan estar guiando la interpretación de la situación:

pensamiento negativo PENSAMIENTO ALTERNATIVO
No nos dejan salir Nos quedamos en casa para protegernos
No voy a aguantar 2 semanas más Claro que puedo. Voy poco a poco.
No puedo hacer nada por cambiar la situación Quedándome en casa estoy haciendo todo lo que puedo
Estamos ante una crisis mundial Esto puede ser una oportunidad de cambiar el mundo.
Estoy solo Tengo amigos con los que puedo hablar por teléfono o videollamada
Imposible Voy a ver qué opciones hay. Es posible
Debería Elijo hacer
Voy a intentar Voy a hacer
Siempre / nunca A veces
Me han despedido Es una oportunidad para elegir que quiero hacer en el futuro
Tengo síntomas Tranquilo, mi cuerpo tiene defensas y cuento con atención sanitaria

Si aún así te sientes desbordado ante la situación, no dudes en contactar con un profesional de la psicología.

Autor: Elena Blanco Santos.

Psicóloga Sanitaria y Neuropsicóloga

Nº Col. M-22077