NUESTRAS VIRTUDES Y FORTALEZAS COMO SERES HUMANOS

Escucha nuestra canción preferida mientras lees el post!!

NUESTRAS VIRTUDES Y FORTALEZAS COMO SERES HUMANOS

Actualmente nos encontramos en una situación sin precedentes. Sin duda, es una situación adversa que cada uno de nosotros vive de la mejor manera que sabe y puede. Es indudable que el momento que estamos viviendo no es sencillo y no pasará sin dejar una huella en todos nosotros, pero hay algo positivo entre tanta información negativa que nos llega, y es que: si no te rindes, se verán reforzadas tus fortalezas.

Es posible que algunos piensen que no tienen fortalezas en la situación actual. Pueden verse desbordados en el día a día. Es normal sentir soledad, culpabilidad e impotencia por no poder hacer nada para cambiar lo que está sucediendo o ansiedad y angustia ante tanto sufrimiento. Pero aquí viene otra buena noticia, todos, por el hecho de ser seres humanos, tenemos 6 virtudes que nos vienen de serie y que, además, pueden ser entrenadas para mejorarlas.

En 1998, los psicólogos Martin Seligman y Christopher Peterson realizaron un estudio acerca de estas virtudes del ser humano, abriendo camino a lo que conocemos como psicología positiva. La psicología positiva estudia el bienestar psicológico del ser humano reflexionando sobre lo que da valor a la vida y qué elementos contribuyen a alcanzar una vida plena.

En el momento en el que nos encontramos, ya a nivel mundial, la psicología positiva juega un papel importante y, por ello, os presento las 6 virtudes que Seligman y Peterson encuentran en el ser humano, que podemos entrenar y que podemos ver diariamente en nosotros y en los que nos rodean: sabiduría y conocimiento, coraje, humanidad, justicia, templanza y trascendencia.

De estas 6 virtudes nacen 24 fortalezas:

SABIDURÍA CORAJE HUMANIDAD JUSTICIA TEMPLANZA TRASCENDENCIA
Curiosidad Persistencia Generosidad Justicia Modestia Esperanza
Mente abierta Integridad Inteligencia social Liderazgo Prudencia Humor
Pasión por aprender Vitalidad Autocontrol Espiritualidad
Creatividad Valentía Humor Civismo Compasión Gratitud
Perspectiva Apreciación por la belleza

Vamos ir viendo cada una de ellas:

  • LA SABIDURÍA Y CONOCIMIENTO son las virtudes cognitivas. Es el interés por el mundo y el amor por adquirir nuevos aprendizajes. Es nuestra capacidad para razonar, sin sacar conclusiones al azar, con el objetivo de comprender el mundo en el que vivimos.
  • EL CORAJE. Una virtud que recoge las fortalezas emocionales. La valentía, la honestidad y autenticidad, yendo con la verdad por delante. Es la vitalidad y la capacidad de vivir con entusiasmo.
  • La tercera virtud es LA HUMANIDAD. La capacidad de dar, de ser generosos, de relacionarnos con civismo, lealtad al ser humano y trabajar en equipo para llegar a un objetivo en común. Es ser consciente de nuestras emociones y de las de los demás, así como de sus necesidades. Es la virtud que nos lleva a dar lo mejor de nosotros y ser solidarios con los demás.
  • EL SENTIDO DE JUSTICIA en el que sentimos que todos somos iguales y nos merecemos las mismas oportunidades.
  • LA TEMPLANZA que nos lleva a ser capaces de perdonar y actuar con humildad y modestia. Esta virtud nos dirige hacia una autorregulación de nuestras emociones y acciones.
  • Por último, LA TRASCENDENCIA, que nos permite ver la belleza y excelencia de las cosas, del día a día, de la naturaleza, el arte o la ciencia, además de la gratitud, la esperanza y el sentido del humor.

Si nos paramos a pensar, estas virtudes se han intensificado durante el estado de confinamiento, en muchas familias. Pongamos ejemplos:

Mostramos la primera virtud de la sabiduría cuando queremos saber qué está ocurriendo en el mundo con la pandemia del Covid19, y en concreto en nuestro país, tratando de sacar conclusiones para poder comprender mejor qué nos ha llevado hasta este momento.

Mostramos coraje cuando vemos a los sanitarios trabajar con los medios de los que disponen, a dependientes de supermercados reponer productos para poder abastecernos a todos, así como camioneros, a los maestros reinventarse para poder seguir con el curso escolar, a las mamás y los papas teletrabajando a la vez que juegan con sus hijos o les ayudan con las tareas escolares, a los abuelos aprendiendo a manejarse con las videollamadas para poder ver a sus nietos. A las personas con capacidades diferentes que, sin llegar a entender qué está ocurriendo fuera, han confiado en el adulto de referencia y deben lidiar con un cóctel de emociones por la ruptura de su rutina, así como a crear una rutina nueva. Muestra coraje la persona que está sola pasando el confinamiento, viviendo con sus propias sombras.

Observamos humanidad cada día, en nuestra cita de las 20h cuando salimos a aplaudir, cuando vemos a voluntarios ayudar a personas mayores con la compra para que no salgan y se expongan. Vemos humanidad en las personas que donan material sanitario, que cuidan a personas enfermas o con capacidades diferentes. Vemos humanidad en los niños con sus dibujos que llenan de color los balcones.

Vemos la justicia cuando pedimos ayudar para sobrevivir a esta situación, cuando reclamamos equipos de protección individual para los profesionales que están expuestos al virus, cuando mostramos enfado ante situaciones injustas y tratamos de cambiarlas.

Sentimos templanza porque, aunque esta situación nos pueda generar emociones incómodas y ansiedad ante la incertidumbre, vemos pasar los días desde nuestras casas sin ninguna prisa, cuando tenemos paciencia si alguno de los que conviven con nosotros tiene un mal momento, Mostramos templanza cuando decidimos respirar hondo ante tanta incertidumbre.

Y la virtud de la trascendencia cuando disfrutamos de la brisa de la primavera azotarnos la cara al asomarnos por la ventana, cuando vemos la belleza en los dibujos de los niños, en la capacidad de adaptarse a la nueva situación de personas con pocos recursos, en un bizcocho hecho en familia, en los cuerpos de seguridad cantando el cumpleaños feliz desde lo lejos con sus sirenas, o en las lágrimas de nuestros familiares porque echamos de menos los abrazos más que nunca. Vemos esperanza cuando soñamos en el final del confinamiento p cuando vemos que hay muchas personas que están superando la enfermedad.

De pronto, estas 6 virtudes, salen a relucir. Y es que, ante situaciones complicadas, si no nos rendimos, afloran nuestras fortalezas como ser humano.

No te rindas y verás la belleza de nuestras capacidades.

Autor: Elena Blanco Santos.

Psicóloga Sanitaria y Neuropsicóloga

Nº Col. M-22077